Por los pedregosos caminos de Aguacatenango, un humilde poblado de Chiapas, desfilan a pasos cortos mujeres indígenas que lucen coloridas prendas tejidas por ellas mismas. Algunos de esos estampados son similares a los que vende la marca española Zara.